Del Editor

{nomultithumb}

Contáctenos

Suscripción

:::::::::::::: Siganos desde su E-mail ::::::::::::: Ingrese su dirección de correo electrónico, y le haremos llegar actualizaciones del contenido de nuestro portal.:


RSS
Facebook

María y la ciudad

Indice

Compartir

 

Queridos hermanos y hermanas!
En el corazón de las ciudades cristianas, María constituye una presencia dulce y tranquilizadora. Con su estilo discreto, da a todos la paz y la esperanza en momentos alegres y tristes de la existencia. En las Iglesias, en las capillas, en las paredes de los edificios: un cuadro, un mosaico, una estatua, recuerda la presencia de la Madre que vela constantemente por sus hijos. También aquí, en la Plaza de España, María está colocada en lo alto, como velando por Roma.

¿Qué le dice María a la ciudad? ¿Qué les recuerda a todos con su presencia? Recuerda que "dónde abundó el pecado, sobreabundó la gracia" (Romanos 5, 20), como escribe el apóstol Pablo. Ella es la Madre Inmaculada que repite también a los hombres de nuestro tiempo: no tengan miedo, Jesús ha vencido al mal; ha vencido su dominio desde su raíz.

¡Cuánta necesidad tenemos de esta hermosa noticia! Cada día, de hecho, a través de los periódicos, la televisión, la radio, el mal es narrado, repetido, amplificado, acostumbrándonos a las cosas más horribles, haciéndonos insensibles y, en cierto sentido, intoxicándonos, pues lo negativo no se digiere plenamente y día tras día se acumula. El corazón se endurece y los pensamientos se hacen sombríos. Por este motivo, la ciudad tiene necesidad de María, que con su presencia nos habla de Dios, nos recuerda la victoria de la Gracia sobre el pecado, y nos lleva a esperar incluso en las situaciones humanamente más difíciles.

En la ciudad viven --o sobreviven-- personas invisibles, que de vez en cuando saltan a las primeras páginas o a las pantallas de televisión, y son aprovechadas hasta el final, mientras la noticia y su imagen llaman la atención. Es un mecanismo perverso, ante el cual por desgracia es difícil oponer resistencia. La ciudad primero esconde y luego expone al público.  Sin piedad o con una falsa piedad. Sin embargo, en todo hombre se da el deseo de ser acogido como persona y considerado como una realidad sagrada, pues cada historia humana es una historia sagrada y exige el mayor respeto.

¡La ciudad, queridos hermanos y hermanas, somos todos nosotros!  Cada quién contribuye a su vida y a su clima moral, para el bien o para el mal. En el corazón de cada uno de nosotros pasa la frontera entre el bien y el mal y ninguno de nosotros debe sentirse con el derecho de juzgar a los demás, sino que más bien cada uno debe sentir el deber de mejorarse a sí mismo.  Los medios de comunicación tienden a hacer que siempre nos sintamos "espectadores", como si el mal sólo afectara a los demás, a ciertos eventos que a nosotros no podrían sucedernos nunca. Sin embargo, todos somos "actores" y, tanto en el mal como en el bien, nuestro comportamiento tiene una influencia sobre los demás.

  • Muy lindo el mensaje del Papa... qué bueno tener siempre estos textos tan ...

    Leer más...

     
  • Gracias por este reportaje completo. Creo que la Iglesia tiene mucho ...

    Leer más...

     
  • El 8 de Abril se celebra el Día Internacional del Pueblo Gitano. LLegue ...

    Leer más...

FacebookRSS Suscripción

:::::::::::::: Siganos desde su E-mail ::::::::::::: Ingrese su dirección de correo electrónico, y le haremos llegar actualizaciones del contenido de nuestro portal.:


www.migranteshoy.org   -   info@migranteshoy.org   -  (571) 5879710   -   (571) 5879717   -   Carrera 5 N. 118 - 31    Bogotá - COLOMBIA

© 2013 CELAM Derechos reservados - Rights reserved
© 2012 Diseñado y desarrollado por:HemiSys LtdaHemiSys