Del Editor

{nomultithumb}

Contáctenos

Suscripción

:::::::::::::: Siganos desde su E-mail ::::::::::::: Ingrese su dirección de correo electrónico, y le haremos llegar actualizaciones del contenido de nuestro portal.:


RSS
Facebook

COMUNICÁNDONOS

Migrantes, víctimas del secuestro en frontera México – EE.UU.

Compartir

 

 Aunque no es un tema nuevo, es necesario recordar el creciente número de migrantes victimas del secuestro en cercanías a la frontera de México con EE.UU.

Líderes empresariales estiman que el delito de secuestro a migrantes centroamericanos, está valorado en hasta 250 millones de dólares al año, razón por la cual este atropello es tan apetecido por bandas del crimen organizado en México.

La mayoría de los criminales ejecutan sus planes en ciudades como Reynosa, donde los tiroteos son cosa de todos los días; y su modo de operar, por lo general, es raptando a los migrantes de los autobuses, donde se cree que las bandas son ayudadas por policías locales.

Durante el secuestro las víctimas son sometidas a abusos y extorsiones, los mantienen encerrados en pequeñas casas con docenas de otros migrantes. Los rescates que piden son hasta por 5.000 dólares por persona, sin importar si es hombre, mujer, niño o anciano. Según la policía, las mujeres que no pueden pagar son violadas, y los hombres corren el riesgo de ser golpeados y de ser reclutados por pandillas.

Dentro de las bandas criminales se encuentra el cártel del Golfo y cártel de Los Zetas, estos últimos, ejecutores de la masacre de 72 migrantes centroamericanos en el estado de Tamaulipas en 2010.

Y aunque las drogas continúan siendo la mayor fuente de ingreso de los cárteles, agentes de seguridad y expertos en drogas afirman, que “la caída en los volúmenes de droga junto con un reforzamiento de la seguridad en la frontera de Estados Unidos con México apunta a menores embarques”, por lo cual los secuestros les ayuda a compensar esa baja y a elevar las ganancias.

Es así como, "se ha pasado a una etapa aún más predatoria", cuenta Antonio Mazzitelli, jefe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México. Y continuó"La crisis de los mercados de drogas ha provocado que estos grupos, y los nuevos que han surgido, se hayan enfocado más en estos nuevos mercados que se están volviendo complementarios, en algunos casos de substitución, al mercado de la droga".

Un funcionario de migración, dijo que el número de personas rescatadas se ha duplicado desde el año pasado, a unas 600 en lo que va del año tan sólo en el sur de Tamaulipas. Interpretando esto como una señal de que más personas están siendo secuestradas, en vez de que las fuerzas de seguridad estén siendo más exitosas.

Un jefe policiaco de alto nivel en Reynosa, que insistió en el anonimato por temor a represalias, dijo que los grupos de secuestradores de migrantes utilizan una amplia red de informantes para buscar nuevas víctimas.

Un jefe policiaco, asegura que dos de sus colegas fueron arrestados en julio por sospechas de vínculos criminales y dijo que algunos policías trabajaron con pandilleros, a los que les avisaban de redadas planeadas. "Un migrante que llega aquí, corre muchísimo riesgo de que sea secuestrado, muchísimo", dijo.

Juan Marcos Guardado, tuvo que vivir el infortunio del secuestro. Él es un reparador de techos de 27 años, y denunció que fue traicionado por un compañero hondureño poco después de que llegaron en autobús a Reynosa. Relata que dos hombres dijeron ser miembros del cártel del Golfo y pidieron a sus familiares 1.500 dólares para después pasarlo a otro grupo de secuestradores.

Paola Quiñonez fue otra víctima del secuestro, en junio ella fue bajada a la fuerza de un autobús por parte de un grupo de hombres, mientras tanto cuenta Quiñonez, que el conductor del autobús se echó a reír cuando la arrastraron fuera. Por ella pedían 2.000 dólares para dejarla en libertad, y 4.000 dólares para ayudarle a cruzar la frontera. Sus familiares no pudieron pagar esa suma, sin embargo gracias a una llamada que ella realizó a escondidas fue rescatada posteriormente.

No sólo las víctimas del encierro son las que sufren amenazas y atropellos, en medio de los secuestros se encuentran los llamados “prestanombres”, quienes son obligados a recibir dinero en sus cuentas, otros reciben una comisión de hasta 150 dólares. Y por estas razones es poco probable que los titulares de las cuentas denuncien a las bandas, lo que dificulta determinar quién recibió finalmente el dinero.

Brigitte Ruiz

Fuente: altonivel.com.mx

Foto: altonivel.com.mx

 

 

FacebookRSS Suscripción

:::::::::::::: Siganos desde su E-mail ::::::::::::: Ingrese su dirección de correo electrónico, y le haremos llegar actualizaciones del contenido de nuestro portal.:


www.migranteshoy.org   -   info@migranteshoy.org   -  (571) 5879710   -   (571) 5879717   -   Carrera 5 N. 118 - 31    Bogotá - COLOMBIA

© 2013 CELAM Derechos reservados - Rights reserved
© 2012 Diseñado y desarrollado por:HemiSys LtdaHemiSys